¿ Partir para qué ?

Partir para qué, no solo para ver mundo, para descubrir mundo, partir como un proyecto personal del destino. Sin saber por qué, un dia se nos pasó esta idea por la cabeza. En un instante : estamos  locos. En unos meses : era un sueño inalcanzable. En varios años : nuestro destino, nuestro proyecto para mejorar y ser mejores personas. Porque detras de este proyecto no buscamos una causa « humanitaria », buscamos más humanidad para con nosotros. Más sonrisas y amaneceres disfrazados que la rutina y que las prisas a veces no nos dejan ver.

En los albores de partir nos acechan muchas dudas, no son dudas existenciales ni de entendimiento, son dudas materiales, superficiales o físicas. Perder la comodidad de la vida occidental da miedo a todo el mundo, pero el billete de cambio puede ser la experiencia más grande.

En los preparativos de éste viaje me fui a Inglaterra para mejorar mi Inglés, con el objetivo de poder comunicarme con la gente mas facilmente. Era una de las cosas que me impedía poder desenvolverme en ambientes internacionales. Cuento esto como anécdota, como preparacion espiritual hacia una aventura que nunca olvidaremos, porque en los tres meses en los que estuve sola en un pueblecito perdido de Inglaterra, afloraron en mí sentimientos, sensaciones y formas que ni siquiera yo sabía que existian.

Con este viaje, compartido contigo amor, la sensación se alargará en el tiempo y en el espacio, pero perdurara en nuestra memoria mientras vivamos. Ahora toca prepararlo, y prepararlo bien, la ilusión, la nuestra, está a la vuelta de la esquina.

Magda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *