Archivo de la etiqueta: Naturaleza

Cataratas del Iguazú

Tras un autobús de 17 horas llegamos a la Brasileña localidad de “Foz de Iguazu”, localidad limítrofe a Argentina desde la que se contemplan las caratatas del lado brasileño y desde la cual puedes pasarte al lado argentino.

Llegamos a nuestro hotel para dejar nuestras cosas y emprender, si podemos, la visita el mismo día. Son las 12, así que si queremos disfrutar algo tenemos que tomar el siguiente bus para poder ver las cataratas con un buen sol reluciente e incluso poder quedarnos hasta las 18 horas, cuando la luz ya empieza a decaer un poco.

Nada más entrar en el parque un tren se encarga de llevarte hasta la parte más al norte, donde se encuentra la garganta más espectacular vista desde arriba, “La Garganta del Diablo”. Recorremos pasarelas construidas por encima de un rio caudaloso pero en calma, de agua amarronada en un ambiente selvático y hasta amazónico. Y de pronto, ahí está, la ruptura del terreno, como si el mundo se terminase ahí mismo y el agua empieza a caer de forma tremendamente estrepitosa. El ruido ensordecedor no hace más que incrementar la impaciencia de ver el fondo de esta nube de gotas de agua que se confunden con humo blanco…. Descubro que no hay fin porque la caída de agua es interminable, como si hasta ese momento no me hubiera dado cuenta de que la naturaleza guarda sus caprichos y  de que el ciclo del agua es mágico.

Las diminutas gotas de agua nos mojan de la cabeza a los pies pero, sinceramente, no nos importa, más bien nos alivia del terrible calor húmedo que hace. Cuando te apoyas en las barandillas  para contemplar los litros y litros de agua que caen por segundo aparecen tímidamente pequeños arcoíris.

Pero si la visión desde arriba es impresionante, sobre todo por el ruido, la de abajo es, sin duda, mi favorita. Dos kilómetros de pasarelas te muestran una panorámica perfecta del conjunto de cataratas que vierten en el lugar. El sol deja entrever de vez en cuando, más si cabe, la belleza del sitio.

De regreso admiramos la fauna y la flora del parque, bien protegida, y observamos desde lagartos, hasta mapaches, monos, mariposas de todos los colores…

En fin un día completo con una excursión que no has de perderte si estás en la frontera entre Brasil y Argentina. Las cataratas de Iguazú son, efectivamente, impresionantes.